Lo más vendido

¿Conoces el origami? Hoy te mostraremos algunas ideas que te van a encantar para hacer lindos origami para niños. Con un poco de imaginación y arte, un trozo de papel se convierte en todo lo que nosotros queramos.

El origami es una técnica para niños y adultos que consiste en doblar papel y conseguir divertidas figuras. Además de ser entretenida, beneficia a los niños en la concentración, estimula la creatividad y la destreza manual, desarrolla la paciencia y la constancia y ayuda los pequeños para que entiendan conceptos espaciales y convertir cada figura terminada en un reto superado.

origami para niños

 

¿Por dónde empezar?

 

Comienza por lo más sencillo para luego ir subiendo de nivel en la complejidad de lo que quieres hacer. Practica con los chicos cada modelo y verás que cada día les queda mejor. Las figuras que realicen pueden servir para hacer un lindo trabajo en una hoja de papel, crear un cuento o decorar su habitación. ¡La imaginación de los pequeños no tiene límites para crear!

Te recomendamos estas lindas figuras de animales, sigue las instrucciones al pie de la letra y fíjate en el dibujo y en el número de la secuencia. Cuando tengas la figura lista, termínala dibujando las partes de su cara que necesita para darle vida. 

El zorro

Materiales: 

  • Una hoja o cartulina fina del tamaño que quieras.
  • Forma: cuadrada.
  • Color: blanca para poder pintarla a tu gusto.

Paso a paso:

  • Coloca la hoja sobre la mesa, orientada como está en la imagen (rombo).
  • Tal como está, dobla la hoja por la mitad, de abajo arriba.
  • Dobla las puntas de arriba de manera que el vértice superior del triángulo se junte con la parte central de base.
  • Dobla los extremos laterales (con forma de triángulo) hacia arriba.
  • Gira la hoja para verla por el otro lado. 
  • Para terminar dibuja los ojos y el hocico. 

El ratón 

Materiales:

  • Una hoja o cartulina fina del tamaño que quieras.
  • Forma: cuadrada.
  • Color: blanca para poder pintarla a tu gusto.

Paso a paso:

  • Coloca la hoja sobre la mesa, orientada como en la imagen (rombo).
  • Tal como está, dobla la hoja por la mitad, de arriba abajo.
  • Dobla la parte derecha del triángulo hacia la izquierda, pero no por la mitad exacta, sino como indica el dibujo (líneas discontinuas).
  • Siguiendo el dibujo, dobla el pico de abajo hacia arriba y el pico que doblaste en el paso 3 hacia la derecha, de manera que quede la orejita como ves en el dibujo 6.
  • Fíjate en el punto donde se juntan los dos triangulitos resultantes. ¿Lo ves? Pues dobla por ahí hacia atrás (líneas discontinuas).

El caballo

Materiales:

  • Una hoja o cartulina fina del tamaño que quieras.
  • Forma: cuadrada.
  • Color: blanca para poder pintarla a tu gusto.

Paso a paso:

  • Coloca la hoja sobre la mesa, orientada como en la imagen (rombo)
  • Tal como está, dobla la punta de abajo por donde te indica el dibujo (líneas discontinuas) hacia la parte oculta de la hoja (hacia atrás)
  • Mete la mano por debajo del papel y recupera la punta del triángulo para que sobresalga y se vea.
  • Dobla las partes laterales como marcan las líneas discontiuas. Fíjate bien: el doblez empieza a la altura de los dos vértices superiores del triangulito.
  • Como indica el dibujo, dobla el triángulo superior hacia abajo.
  • Ahora dobla la mitad de ese triángulo hacia arriba, de manera que asome la punta.
  • ¿Ves cómo queda? Comprueba que vas bien.
  • Dobla la parte izquierda sobre la derecha exactamente por la mitad, como se indica en el dibujo.
  • Gira el papel y ¡listo!

La vaca 

 

Materiales:

  • Una hoja o cartulina fina del tamaño que quieras.
  • Forma: cuadrada.
  • Color: blanca para poder pintarla a tu gusto.

Paso a paso:

  • Coloca la hoja sobre la mesa, orientada como en la imagen.
  • Tal como está, dobla la parte de abajo hacia arriba como te indica el dibujo (una tira a la altura de las líneas discontinuas).
  • Dale la vuelta a la hoja para que quede a la vista la parte de atrás.
  • Dobla hacia adentro las partes laterales como si cerraras un armario de dos puertas (líneas discontinuas). Fíjate bien: quedan dos mitades iguales.
  • Como indica el dibujo, coge las dos puntas de papel que se juntan arriba en el centro.
  • Dóblalas de forma que los picos sobresalgan. Quedará parecido a un cuello de camisa abierto, como si estuviera desabrochado. ¿Lo ves? Ahora dobla la mitad superior hacia abajo.
  • Dobla hacia arriba las dos esquinas inferiores.
  • Dale la vuelta para verlo correctamente ¡Listo!

El cerdito

Fuente: origami-amazing   Materiales:
  • Un papel cuadrado, idealmente rosa por un lado y blanco por el otro.
  • Rotulador negro.
Paso a paso:
  • Dobla dos veces por la mitad, juntando las puntas, para marcar los pliegues. Luego, lleva dos puntas opuestas hacia el centro que quedó marcado por los pliegues.
  • Mantén esas puntas dobladas y coloca la figura en forma vertical para juntar las otras dos puntas plegando el papel en dos.
  • Pliega la punta que queda hacia el punto que se muestra en la foto, y luego abre y pliega solo un lado hacia abajo, de modo que, como resultado, quede un pequeño rombo blanco.
  • Doblas las dos puntas superiores un poco hacia dentro, para formar las orejas.
  • Finalmente, pinta los ojos y la nariz del cerdito con el rotulador.

El perro

Fuente: origami-amazing

Materiales

  • Un papel cuadrado del color que tú quieras.
  • Rotulador negro.

Paso a paso:

  • En primer lugar, dobla el papel por la mitad juntando dos puntas.
  • Luego, pliega nuevamente por la mitad, pero solo para marcar el centro.
  • Dobla las dos puntas horizontales para formar las orejas.
  • Finalmente, dobla la punta que queda hacia arriba, para formar el hocico.
  • Pinta los ojos y la punta del hocico como nariz.

 

El conejo

 

Materiales:

  • Un papel cuadrado blanco.
  • Rotulador negro y rojo.
  • Puedes utilizar pequeños botones para la nariz y los ojitos.

Paso a paso:

  • Dobla el papel por la mitad juntando dos puntas.
  • Dobla nuevamente por la mitad para marcar el pliegue, y luego dobla la base un poco hacia arriba.
  • Dobla ambas puntas laterales hacia arriba, por la línea imaginaria que forma la punta con la mitad de la base.
  • Gira la figura y dobla la punta superior e inferior hacia atrás para formar la cara del conejo.
  • Para terminar, pinta la nariz de rojo, y los ojos y la boca de negro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat