Lo más vendido

Armar rompecabezas es una actividad ideal y muy divertida para los niños desde que son pequeños pues les permite desarrollar la paciencia y la tolerancia para resolverlos.

¿Te gustaba armar rompecabezas cuando eras pequeño? Seguro que sí. Esta es una actividad que entretiene a grandes y chicos, pues hay opciones para todas las edades. Son elaborados con diversos materiales y tienen diferentes niveles de dificultad así que siempre encontrarás uno que se adapte a lo que estás buscando.

 

Los rompecabezas mejoran el desarrollo físico e intelectual de los más chicos de la casa. En general, se recomienda comenzar con los que tienen pocas piezas, enseñándole al niño el modelo y dejando que vaya haciéndolo solo, siempre cerca de él para apoyarlo si tiene dificultades.

 

Cuando ya sea más grandecito es bueno recomendarle algunos trucos como por ejemplo que comience por las esquinas y el borde del marco y después agrupe las piezas por colores y las vaya colocando donde corresponda.

 

Es importante que lo acompañes y orientes si ves que no puede resolverlo. Cuidado con la frustración porque no querrá volver a intentarlo así que trata de ayudarlo y que comprenda que tiene que hacer con paciencia para seguir adelante y superar el reto.

 

¿Conoces los beneficios que tiene armar rompecabezas? Aquí te contamos algunos de ellos:

rompecabezas para niños

1. Desarrolla su capacidad motora fina
Mientras manipulan las piezas de un rompecabezas, los niños van desarrollando su capacidad motriz fina, ya que tienen que colocarlas con precisión en el lugar que van, haciendo la pinza con el dedo pulgar y el índice. También desarrollan la capacidad motriz de los ojos al estar pendientes del lugar donde deben colocar la pieza.

 

2. Ejercitan la memoria
Para completar la imagen o figura necesitan recordarla, por lo tanto van ejercitando la memoria visual que mejora cada vez que lo vuelven a armar. También deben recordar las piezas que usaron y que no encajaron en el lugar.
Es recomendable tener la imagen modelo cerca y poco a poco llegará el momento en que lo hará de memoria. Cuando esto suceda es hora de buscar uno más avanzado.

 

3. Desarrollan la concentración
Estos juegos son ideales para captar la atención de los chicos y que se dediquen con tranquilidad a resolverlo. Si tu hijo es muy inquieto o impaciente utiliza los rompecabezas para mejorar su capacidad de concentración.
De igual forma lo ayudarán a relajarse, por lo que son una excelente opción para hacerlo al final del día, después a cenar y finalmente leer cuentos antes de dormir. Esta rutina seguro lo ayudará para conciliar más fácilmente el sueño.

 

4. Aprenden a resolver problemas
Con cada pieza que buscan, los niños aprenden a analizar el problema e identificar opciones para ver cuál es la pieza que necesitan, o también se plantean formas diferentes de completar el rompecabezas mientras lo arman varias veces.

 

5. Mejorar el autocontrol y la reflexión
Atención, concentración, autocontrol y reflexión son algunas de las habilidades que adquieren desarrollando rompecabezas. Cada pieza tiene un lugar y el chico debe analizar cuál es la que debe colocar, prestando atención a cada paso que ejecuta.

 

6. Aumenta la autoestima
Cada rompecabezas es un reto para el pequeño. Aprenderá que con perseverancia y dedicación podrá lograr el reto y sentirá un gran orgullo y satisfacción cuando lo logre. También comprenderá que debe manejar la frustración porque a veces no todo es fácil y rápido.

 

7. Mejora las relaciones familiares
Los juegos en familia son excelentes para compartir ratos inolvidables con los pequeños y fortalecer los lazos padres-hijos tan importantes en el desarrollo emocional de los niños. Ellos serán el reflejo de todo lo vivido y aprendido en su hogar. También es una forma de enseñarles a los chicos lo que significa trabajar en equipo y lograr las metas juntos.

 

8. Busca el más adecuado para su edad
Para bebés hasta dos años se recomiendan los que son de piezas grandes que son fáciles de manipular para ellos. Generalmente les atraen los de colores alegres y formas de animales, objetos, elementos de la naturaleza, entre otros.
A los dos o tres años ya van dominando mejor sus destrezas y les gustan los de varias piezas para formar una imagen. Hay unos con anillos que se colocan unos sobre otros o piezas grandes que son para armar que son ideales para estimular sus destrezas y pensamiento.

 

  • Para niños de tres a cuatro años puedes aumentar a los que tienen hasta 12 piezas.
  • Si tiene de cuatro a cinco años escoge los que son de 12 a 22 piezas e introduce temas más allá de dibujos o imágenes de cuentos. Encontrarás unos que son de números o el abecedario y que te servirán a repasar lo que aprende en el colegio.
  • A partir de los cinco años se recomiendan los de 48 piezas e ir aumentando progresivamente su dificultad.

¡Descubre nuestros rompecabezas para niños aquí!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir chat